Efrén Cardona

11 Octubre 2019
No dejar de aprender para emprender con éxito

Efrén Cardona ha forjado su empresa desde los conocimientos adquiridos a lo largo de su vida, incluyendo su trabajo como empleado en una ferretería, experiencia que le permitió convertirse en el gran empresario que es hoy.

 

Capacitación de personal en negocio ferretero

 

Por lo general, las ferreterías empiezan como pequeños negocios de barrio que al tener una gestión adecuada y un líder con visión llegan a convertirse en grandes empresas distribuidoras y, en algunos casos, fabricantes. Pero para lograr esto último, existen unas claves determinadas que permiten atraer y retener clientes, tomando como ejemplo a Efrén Cardona y su empresa.


Un de ellas, y muy importante, es el conocimiento técnico que se tenga de los productos y el negocio en el que se desempeñan. Pues bien, ¿qué es conocimiento técnico? Es el entendimiento relacionado al proceso en el que se trabaja como individuo y el éxito que se logra en tanto que se entienda que se debe obrar para ser los mejores en aquello en lo que se desempeña.

 

En este sentido, adquirir la información que permite realizar el trabajo entendiendo por completo el mercado y los procesos que se realizan, a tal nivel, que le permiten marcar un diferenciador frente a la competencia. El conocimiento puede ser de dos formas, explícito o tácito; el primero es necesario que sea almacenado por el negocio mediante estándares, manuales y gestión documental que permita a las personas involucradas en los procesos del negocio, garantizando que la ejecución sea acorde a las formas en las que la empresa se desempeña.

 

Por otra parte, el conocimiento tácito es el desarrollado por las personas durante la experiencia, es decir es el conocimiento que cada empleado adquiere en la práctica y que lo especializa en su labor. Por lo tanto, es ahí cuando se evidencia la importancia de cuidar el talento humano, porque cuando un empleado de su ferretería se va, con él se va todo el conocimiento que ha adquirido durante la práctica.

 

En consecuencia, tanto el conocimiento que se desprende como tal del ejercicio y las actividades del negocio es relevante, pero también lo es el que adquieren los empleados, pues resulta altamente valioso para su negocio.     

 

El gerente de Mundial de Tornillos, Efrén, es un ejemplo de ello. Antes de iniciar su negocio de ferretería propio trabajó por algunos años administrando una ferretería, y como se menciona en el libro Desde adentro. Un reportaje a San Vicente, “Él y su primer socio tuvieron éxito debido al conocimiento del negocio, pues Efrén sabía dónde compraba, quién consumía, los costos, la rentabilidad”. Ese es uno de los factores más importantes que ha llevado a Mundial de Tornillos a convertirse en la gran empresa que es hoy y a ser cada vez más influyente.

 

Pero el conocimiento técnico no solo se refleja en términos de un buen desempeño en los procesos principales de la empresa, sino también en la buena atención al cliente. Cuando un  consumidor se dirige a una ferretería no solo busca un producto, sino una buena asesoría.  Muchos de los artículos que se comercializan en estos negocios son importados y cuentan con tecnologías nuevas en el país, por lo tanto, la asesoría juega un papel fundamental en  la correcta inmersión en el mercado colombiano.

 

¿Cómo se realiza una buena asesoría? Teniendo el conocimiento técnico y profundo del producto y de lo que viene buscando el cliente, al mezclar estos dos factores, es que se consigue brindar una solución oportuna y efectiva para la necesidad de quienes visitan las ferreterías.

 

En suma, el conocimiento técnico de la ferretería que se adquiere al formarse constantemente, permite conformar un equipo de trabajo idóneo para prestar un servicio realmente informado y acertado a los clientes, lo cual es determinante para lograr un diferenciador frente a la competencia.

 

 

Leer más: